Acto de Presentación de la II Edición de los Premios Atlantis en la sala CAMON

Cerca de un centenar de personas se congregó la tarde de ayer en el espacio CAMON (CAM) de la madrileña Plaza de Moncloa para presenciar la ceremonia de entrega de galardones de la II Edición de los Premios Atlantis La Isla de las Letras.

Tras la magistral interpretación de la violonchelista Dagmar Remtova Munzarova, los escritores Francisco Melero (Finalista del Premio Planeta) y Ulises Hocking (escritor que inauguró la Serie Premium Atlantis con Esperanza Aguirre) procedieron a la entrega de premios.

El primero en recibir su galardón fue el periodista y productor ejecutivo Antonio Arráenz por su obra “No hace tantos años”, ganadora de dos categorías, Novela histórica y Mejor novela de año, que competía con “El susurro de los dioses” de Rafael Mª Cañadilla Moyano, “La leyenda de las lágrimas doradas” de Juanjo Lamelas, “Los verdes campos de Ítaca” de Julio García Llopis y “Música de fondo” de Marisa Abad.

No hace tantos años narra la historia de Aniceto, un trabajador al que para ascender en la industria conservera en la que trabaja, le encargan organizar un expediente de regulación de empleo. Así, nuestro protagonista se revela como un tiburón ambicioso, un tipo sin escrúpulos capaz de urdir los despidos de cientos de trabajadores,  a través de la corrupción de la voluntad.

Francesca Valentincic se hizo con el premio a la mejor novela urbana por su obra Lo que queda de nosotros, una narración intimista protagonizada por unos personajes que  desgranan antes nuestros ojos sus miedos y sus frustraciones, bajo el influjo de una historia de amor que ha quedado suspendida en el aire. A las puertas del premio se quedaron El habitante del olvido de Granada Mª Vázquez Pareja, El legado de un titán de Alberto Soler, La calavera de Yorick de Manuel José Díaz Vázquez y Ratones asustados de Marta Reguero.

El paladín de la reina (Paladín de Briah) de Belén Márquez se alzó con el galardón a la mejor novela fantástica, categoría en la que también competían la obra de Virginia Domínguez El laberinto de Eilithya, La leyenda de Leureley. Libro I (Gales) firmada por Elba de Cus Arroyo, Elena Montes y Roberto Redondo, Las reliquias de Sárata de Beatriz Gutiérrez y Ragnarok I. El periplo de Thor Espíritu, escrita por Raquel Olvera Olvera.

El libro de Belén Márquez es una obra épica con un universo fantástico en el que sus personajes deberán batallar para conseguir salvar el reino de Hernia de las crueles intenciones de un malvado dragón.

La última en recibir el premio fue Carmen Baena, autora de Descansen en paz, un recordatorio sobre la vida y la muerte y un llamamiento a la humanidad provocado por las palabras de una atractiva forense, donde cada uno de los casos que reconoce, refleja una cara de una sociedad apenas visible pero muy real. La novela resultó premiada como mejor obra policíaca y negra. En su misma categoría resultaron finalistas El archivo de Alejandra Domínguez Rey, El ojo de san Froilán de Herminio Castañeda Martínez, Mucho dinero de José Villalba Garrote y El discípulo implicado de Ramón Valls Bausá.

El jurado de la II Edición de los Premios Atlantis La Isla de las Letras ha estado compuesto por José Luis Muñoz (escritor consagrado de novela histórica y policiaca y jurado en la edición anterior), Recaredo Veredas (crítico literario en Culturamas y ABC digital), José Vaccaro Ruiz (ganador en la Primera Edición de la sección de novela policiaca y mejor libro del año con Ángeles negros) y Adetona Ajao (presentador de la anterior edición y autor de la novela Casa de Última).

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.