José Bono, Presidente del Congreso de los Diputados, presenta No hace tantos años

El 15 de diciembre presentamos en la librería Fuentetaja (Madrid) la novela “No hace tantos años”. En la mesa contamos con José Bono, Antonio Arráez Bueno y J.D. álvarez. El editor arrancó el segundo acto de presentación de este libro hablando una vez más de la importancia de la memoria histórica, eje central de una obra que funciona como una moneda con dos caras, tanto a nivel de personajes como a nivel histórico, aunque en lo referente a la memoria histórica, hubo cierta diversidad de opinión en la mesa.

José Bono comentó del libro que:

“Con los hechos que sucintamente se han narrado, se hace un libro ameno y agradable. Decir esto de un libro puede que algunos piensen que es algo simplemente divulgativo, pero que un libro sea agradable no es poco decir, cuando en España se publican anualmente en torno a 70.000 títulos. Emociona la reconstrucción de algunos de capítulos, de la Guerra Civil, de la posguerra, del franquismo, de la democracia, contados por los ojos de un niño, después de un adolescente… y después de una persona con sentimientos humanos y absolutamente creíbles, a veces alejados de planteamientos ideológicos o de fáciles recursos literarios. La emoción está en la credibilidad de lo que se cuenta y de cómo se cuenta”.

Luego, en cuanto a las incursiones del narrador en los distintos tiempos en los que se desarrolla la novela “No hace tantos años”, José Bono señaló que:

“Al pasado se puede ir de muchos modos: con ira o sin ella, se puede ir con la ayuda que la Historia exige, de inteligencia… y también se puede ir con la ficción literaria. Los que nacemos en pueblos tenemos una ventaja sobre los que han nacido en la ciudad. Tenemos la ventaja de identificar nuestras raíces, y tener raíces es importante. Quien pierde sus raíces, su origen, acaba perdiendo su identidad”.

Finalmente, concluyó José Bono diciendo que:

“Es un libro que emociona y que da una visión que más que plural, es una España diversa. Déjenme que hasta en esto sea heterodoxo: me gusta más que (España) sea una y diversa, porque la plural, invita más a la diferencia, y que pueda alguien entenderla como elemento de desigualdad. Esos son elementos esenciales que se traslucen en la novela”.

Antonio Arráez arrancó recordando cómo conoció a José Bono en el año 1982 en un mitin en el teatro principal de Almansa (su pueblo natal), cuando el autor contaba 13 años por aquel entonces. José Bono se presentaba a Candidato al Congreso de los Diputados por Albacete. Confesó que: “Aquel acto se refleja de alguna manera la novela que he escrito”.

A continuación señaló que “La novela cuenta historias de personas que merecen la pena ser conocidas. Cuenta historias interesantes de gente anónima y es cierto que tiene una parte política de memoria histórica, pero también tiene una parte de vida familiar”.

Más tarde añadió, respecto a las personas que sin saberlo, han construido de manera indirecta el libro mediante sus distintas vivencias, cómo conoció a un hombre que le contó que él y su mejor su amigo se fueron a la guerra a los 18 años. “Y mi amigo murió sin matar. Antes de que llegara a disparar, le mataron. Así es como se debe de morir en una guerra: sin disparar, sin matar. Eso, lo guardé en la cabeza (confesó el autor) y con los años me di cuenta que sin todos murieran sin matar, no moriría nadie”.

“Es una novela que sí tiene parte de memoria histórica, pero sobre todo es más en contra del injusto olvido”.

Finalmente, concluyó Antonio Arráez diciendo que: “En definitiva, lo que yo planteo en el libro es si podemos vivir sin tener presente. Sin acordarnos de lo que sucedió no hace tantos años”.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.