Hijo de colonos españoles nació en El Aaiún (Sahara Occidental), en 1963. Primero por la profesión de su padre, que era militar, y después por su propio caminar, ha vivido en diferentes lugares del territorio español. Con 18 años hizo su macuto y se fue de España sin dinero porque pensaba que debía haber algún lugar donde las cosas fueran diferentes. Pasó por diferentes círculos en torno al crecimiento personal: respiraciones holotrópicas, tamascalis, ayahuascas, reiki y budismo. De todo aprendió algo pero nada le convenció. Siguió su propio instinto y acabó escribiendo “El cerebro humanidad”.