Con su nombre cristiano ha publicado el autor tres relatos en sendas antologías de género. Con el de su “doppelgänger”, un individuo hermoso por dentro y abominable por fuera conocido como Elchinodepelocrespo, ha escrito guiones de cómic y reseñas para diversos medios digitales sobre tebeos y cine de animación y de terror. El autor admira a Gustav Meyrink y siente una ternura infinita por Yoshiharu Tsuge. De día sueña con ser San Antonio el Egipcio, de noche sale a correr con su galga mientras la ciudad duerme. Es entonces cuando las ideas, desabrigadas y en carne viva, salen a su encuentro.