Estudió lenguas clásicas y música. Librepensador apasionado, abandonó pronto culto y cuna, y más tarde hipoteca y servidumbre, para dedicarse en cuerpo y alma a la vida poética. Es autor de los poemarios “El norte del desasosiego”, Ópera Prima, Madrid, 1996; “El asombro”, premio de la Fundación María del Villar, Tafalla 1999; “Escombro”, premio Ciudad de San Fernando, Huerga & Fierro, Madrid 2009; y “Ríos”, ediciones Baile del Sol, Tenerife 2011, con el que obtuvo diez galardones. “Corpus dei” es su primera novela.