Goyo Martínez nos dejó un 11 de Febrero de 2015 a la edad de 47 años. Un amanecer de contrastes precedió a una noche de inspiradora creatividad. Su “Viejo de la imprenta” lo quería a su lado… Creativo, inspirador, emotivo, culto y de gran corazón. Goyo sigue acompañándonos, como lo hacen las estrellas, como la luz que nos conecta, como el amigo que siempre está presente. El hombre perece, pero el amor es eterno. En 2008 publicó “Pido la palabra. Víctimas del terrorismo: una crónica íntima”, un libro-documento que causó gran impacto, ya que por primera vez daba voz a las víctimas del terrorismo y sus problemas, sin adulaciones y sin complejos. En 2011 inició su incursión en el mundo de la literatura con su primera novela, “El espía de Madrid”. Goyo aunaba intelecto y filosofía en una épica labor de juntar el cielo con la tierra. Seguramente ahora su deseo es una realidad. Por siempre y para siempre. Dejó dos obras póstumas en las que participó y de una de ellas eres ahora testigo.