Gabriela Arciniega, autora de Tres faldas, un cupcake y una caja de prozac.

Gabriela Arciniega Fernández.

Nacida en Madrid. Le gustaba escribir de niña, incluso ganó varios concursos de cuentos y relatos en el colegio, en Alcobendas y en Soria. Pasó muchos años sin volver a hacerlo, hasta que una necesidad de expresión de su mundo interior creativo (su ámbito de trabajo, principalmente el mercado financiero), le condujo a su primera novela en 2008 “Carlos y los Devorasueños”, que no publicó, pero quedó en los cortes finales de alguna editorial. Fue en ella donde varios editores vieron un potencial a explotar, animándola a no abandonar la escritura.

Empezó a escribir poesía hace tres años cuando una amiga le introdujo en un grupo de poetas afincado en Tudela, “El club de la rima”, donde se intercambian poemas todos los viernes. Encuentra en la poesía una forma de expresión terapéutica, entre otras cosas por la inmediatez y espontaneidad con la que brotan en su maquinita de ideas.