De Francisco Javier Rodríguez Barranco se ha dicho que disfruta de una infatigable avidez por conocer, pero también de una inagotable capacidad de sorprenderse. Curioso, pues, por encima de cualquier otra consideración, nuestro autor se ha movido en campos tan complementarios como la fotografía, el coleccionismo musical, la crítica literaria o su homóloga cinematográfica. Actor teatral en ocasiones, en el ámbito literario alcanzó el beatífico estado del Doctorado en Filología Hispánica en el año 2003 y ha explorado prácticamente todas las posibilidades que los géneros académicos permiten. Es, sin embargo, dentro de la narrativa breve donde se ha desempeñado con mayor convicción, buscando siempre que cada cuento presente para el lector diferentes y casi siempre contradictorias caras de ese prisma maravilloso al que denominamos vida.