David Barbadilla, de sólo 26 años, decidió escribir esta novela tras conocer el  testimonio de personas que sufrieron abusos sexuales, entre ellas un chico que sin quererlo se vio inmerso en una red de chaperos en el que algunos eran forzados sexualmente.

El autor se encuentra trabajando en la continuación de esta intensa trilogía.